Entrevista a nuestra querida profesora Mariló Barinaga

Mariló Barinaga es una profesora del colegio Beata Maria Ana de Jesús que se va a jubilar este año. Hemos conseguido hacerle una entrevista antes de que termine su trabajo con nosotros en este centro. Creemos muy valiosas las palabras, los consejos que nos pueda dejar para el futuro.

¿Cuántos años llevas trabajando en este centro?¿Con cuántos años empezaste a trabajar como profesora? ¿ Y con cuántos en este centro?

He trabajado 36, casi 37 años, como tengo 62 recién cumplidos, haced cálculos... Con 26 años, empecé a trabajar en este centro. Antes estuve trabajando cuidando niños, hacia todo tipo de trabajos, algunas veces sacaba a un señor mayor a dar paseos, compaginaba mis estudios en la universidad con este tipo de trabajos para sacarme un dinerillo.

¿ Qué es lo que más te gusta de este trabajo? ¿ Y lo que menos?

Me gusta mucho trabajar con chicos y chicas de vuestra edad. Yo empecé aquí en el centro trabajando en 4º de primaria, luego sustituí a una compañera,Gloria, por maternidad. Después estuve muchos años en el 1er ciclo de primaria enseñando a leer durante mucho tiempo.

Y lo que menos, tendría que decir que es el ritmo de trabajo, el no tener el tiempo suficiente, el sosiego, para poder atender a los alumnos y a las alumnas como se merecen. Y también la incomprensión que surge en algunos momentos, fruto de este trabajo loco y arriesgado. A mí me gusta lo que yo he hecho, he tenido la suerte de trabajar en algo que me gusta mucho.

¿Has realizado algún trabajo anterior a este?

Sí, he estado cuidando a un niño durante una etapa, compaginaba también el sacar a pasear a un señor mayor que tenía problemas de movilidad; estuve un tiempo colaborando en el teléfono de la esperanza y trabajando como voluntaria con mujeres de mi barrio, de diferentes nacionalidades, a las que ayudaba junto con una abogada, a “hacer cantidad de papeles” porque tenían dificultades con el idioma. Estamos hablando de que la colaboración en el barrio fue hace 20 o 30 años. Y otra de las cosas que he hecho ha sido mi colaboración en una aula educativa que había en el hospital del Niño Jesús, donde atendían a niños con problemas de cáncer.

¿Qué has estudiado?

Lo primero que hice fue conseguir la Licenciatura en Pedagogía, que en aquel momento se llamaba Filosofía y Ciencias de la Educación. Hice una especialidad, que fue la de Orientación, que antes no se llamaba “máster”.

Paralelamente hice un curso de adaptación a Magisterio en la especialidad de Ciencias Humanas. Luego empecé Historia, como carrera, pero solo tengo 4 años de Historia, no llegué a terminarla. Más tarde, ya en el centro, hicimos un curso en la universidad Autónoma para obtener una titulación en Pedagogía Terapéutica, muy útil para trabajar con alumnos con dificultades de aprendizaje.

En este colegio has dado clase de Geografía e Historia, Cultura Clásica, etc.

¿ Cuáles son las razones de que hayas impartido esas asignaturas y no otras?

Lógicamente está muy relacionado con los estudios que yo tengo, mi titulación. A mí siempre me ha encantado la geografía, me ha encantado la historia, me ha encantado muchísimo el arte… Uno de mis grandes hobbies es el tema de la pintura, me gusta mucho, mucho, mucho, mucho el arte; me gustan mucho la escultura y la pintura sobre todo. El arte, la arquitectura son apasionantes, pero realmente lo que a mí más me gustan son la escultura y la pintura. Por otro lado, la Filosofía, la Cultura Clásica vienen dadas un poco por mi carrera:Filosofía y Ciencias de la Educación. Entonces, tuve que cursar Latín, Griego, tuve que cursar filosofía, tuve que cursar antropología, además, de otras, Historia de la educación, y luego Didácticas de la educación, que está relacionada con la forma de enseñar determinadas materias. 

Cuéntanos algunas anécdotas que recuerdes en este centro.

Bueno tengo muchas, muchas, muchas, porque 37 años dan para mucho.

Una anécdota importante pero que al mismo tiempo fue terrible fue uno de los días en los que se produjo el hundimiento de la calle Guillermo de Osma. Estábamos en clase y tuvimos que evacuar el centro. Sucedió cuando estaban construyendo un parking y el terreno cedió. Al principio, pensé que era una amenaza de bomba, ya que había habido varias en el colegio. Te llamaban por teléfono,y tenías que desalojar el cole. Luego, siempre era mentira. El día del hundimiento, ya todo el mundo había desalojado y estaban los bomberos trabajando, sin embargo, yo permanecía con los alumnos en clase. Subió la secretaria que entonces era Marichu, y me dijo: “¡Mariló, sal rápidamente con los alumnos porque tenemos que salir!” Pero yo, lejos de pensar que era grave la cosa, no salía. Cuando Marichu vio que no me movía, volvió a entrar, dijo un taco que no lo voy a repetir y gritó: “¡Mariló, qué saques a los niñosrápidamente! Entonces me di cuenta de la gravedad.Esa fue una anécdota muy importante y que nunca olvidaré..

Otra que me impactó mucho fue el día del golpe de Estado, “el 23 F”. Yo estaba con un montón de profesores porque teníamos una reunión del Consejo Escolar. También había padres, y estaba la primera persona que a mí me contrató, un párroco que se llamaba Eusebio. De repente, estando ya reunidos, llegó un padre y nos avisó de que se había producido un golpe de Estado. Todos salimos disparados hacia nuestras casas, porque era muy grave. Fue un momento muy, muy impactante, porque no sabíamos qué iba a pasar. Después se solucionó, pero en un principio la gente vivió momentos muy duros y yo lo recuerdo como que fue un padre que vino a avisarnos, y que nos dijo que, por favor, nos fuéramos. Esos dos momentos han sido para mi muy impactantes, luego ha habido momentos muy duros que no quiero contar, relacionados con algunos alumnos, o por algún suceso dramático...

¿Cuál era tu vocación cuando eras pequeña?

A mí me encantaba enseñar, jugaba en mi casa a que ponía unas sillas, sentaba en ellas a mis muñecas y me imaginaba que yo era su maestra... O sea, que ya me venía esto de lejos. Era yo así de chula (se ríe).

¿ Qué o quién te inspiró para ser profesora?

(Se pone pensativa) Pues para mí, hubo personas y hechos importantes en la vida… Por ejemplo, mi madre. Era una mujer muy, muy, muy….tremendamente culta aunque no había estudiado. Era una mujer que era muy amante de la lectura, a ella le hubiera gustado mucho ser profesora y, bueno,ella me animó mucho a que, realmente, si a mí me apetecía y megustaba luchase por ser maestra. También ha habido otras personas/ personajes, muy importantes en mi vida profesional, que se convirtieron en un referente. Me refiero a pedagogos como Piaget, Vigotsky… gente que tenía mucho que ver con la educación.Mujeres que fueron educadoras, como Beatriz Galindo una de las primeras mujeres que accedió a la enseñanza. Luego, yo estuve muchos años en Barcelona y allí tuve la oportunidad de trabajar con Rosa Senat, una de las mujeres pioneras en el movimiento de la “Renovación pedagógica” Ya en Madrid, luego eso se continuó en las llamadas “Escuelas de verano” en las que participé y aprendí mucho. Yo creo que los profesores tendríamos que estar constantemente formándonos porque los tiempos cambian, los alumnos cambian y hay que estar ahí.

Si no hubieses sido profesora,¿ qué otros trabajos o estudios hubieses realizado?

Me hubiera gustado muchísimo ser periodista, reportera...Yo saqué muy buenas notas en matemáticas y en ciencias. Mi padre quería que hiciera Ciencias Exactas (Matemáticas). Por eso, cuando yo le hablé de mis intenciones, él me contestó: “¡¿qué dices?! Exactas, no inexactas!”( se ríe) Mi padre se enfadó mucho porque no le gustó que yo hiciera Pedagogía, decía que con eso me iba a morir de hambre, pero no. Y además me ayudó a conocer grandes filósofos, personas que para mí han sido muy importantes, como un señor que todavía vive y que se llama Emilio Lledó. Hace muy poco le han querido dar un premio y lo ha rechazado porque ha dicho que se lo daba la Comunidad de Madrid y, con todo el tema del máster, lo ha denegado. Me parece que es un hombre éticamente muy serio, yo creo que en esta vida hay que tener un comportamiento muy ético.

Como tutora, ¿Qué experiencias has tenido?

Muy duras( se ríe) y muy bonitas, muy maravillosas, yo me llevo lo mejor de este centro,porque incluso a pesar de los momentos malos, los alumnos son maravillosos. Luego, también he tenido algún que otro encontronazo, claro que sí, porque muchas veces cuando se producen situaciones negativas, estas no responden únicamente a que te quieran hacer daño a ti, sino que a veces, tiene que ver con un problema personal, familiar, social..Por eso los profesores tenemos que estar un poco atentos a lo que le está pasando al alumno y ser conscientes de lo que hay que corregir y lo que no y, sobre todo, hay que acompañar.

Ahora que te vas a jubilar y te marchas del colegio, ¿qué planes tienes?

Bueno pues, tengo una agenda muy dilatada ( se ríe) porque bueno yo voy a seguir colaborando con gente del barrio, con las mujeres. Lo sigo haciendo con una mujer que es médico, otra que es abogada, un compañero que es jurista, otro compañero que es psicólogo… Todos estamos implicados en el barrio desde hace 30 años en la asociación de vecinos. Eso lo voy a continuar. A mí me gusta mucho el arte como ya he dicho, así que a lo mejor algún día me veis como voluntaria en el Museo del Prado, o en el Arqueológico. Me gustaría realizar actividades como tertulias, con amigas y amigos. Juntarnos cada cierto tiempo a tratar temas. El trabajo es muy importante, pero también los amigos. Además, también voy a seguir haciendo mis actividades como yoga, que lo llevo practicando casi 30 años y es algo que yo invito a que la gente lo haga para mantener no solamente el cuerpo bien, elástico y tal, sino la mente. La mente a veces está llena de “pensamientos basura”, como digo yo y entonces, esimportante de vez en cuando limpiar. Y voy a aprovechar para viajar, eso sin ninguna duda, para viajar, porque me encanta.

¿ Qué te llevas de este centro?

Me llevo momentos maravillosos con la gente, me llevo la experiencia y la vivencia con muchos compañeros, profesores, con los que he compartido cantidad de cosas. Me llevo el cariño de los alumnos e incluso de gente que me ha tratado muy duramente y que al final ha dicho “ ¡jolin, Mariló!”. Te das cuenta de que al final hay mucha gente que te devuelve lo bueno que diste. Que si tú has sido perseverante en el tiempo, en no entrar a trapo, pues luego te llevas lo mejor de todo el mundo. Me llevo las cosas que he aprendido, aunque al final ocurre como decía Sócrates “Solo sé que no sé nada”. O sea, cuanto más abres la manita del saber te das cuenta de que te falta por saber y por aprender mucho, mucho. Y yo os invito a que eso lo tengáis muy, muy en cuenta. Sin olvidaros de que es importante rodearte de gente estupenda. Resumiendo, yo me llevo y he aprendido aquí tres cosas con las que a mí me han funcionado en la vida: una es la calma, la actitud de tranquilidad y sosiego para afrontar los problemas, aunque sean muy graves; dos, sería la alegría, la alegría que te da todo, digamos que el mecanismo para ser creativo; y por último la fuerza que da la gente, ya que unido a otros puedes conseguir lo que te propongas, mejorar...He trabajado con muchos directores y directoras, con muchos compañeros, jefes párrocos: el primero, Eusebio, luego vinieron Florian, Ramón, Santos,y ahora Macías. De profesores, la más antigua que queda soy yo y los que más o menos llevan bastante tiempo como yo, son Pili, Esperanza, Víctor, y poco más, el resto de la gente es toda nueva…De todos he aprendido.

Muchísimas gracias por responder las preguntas, y por todo lo que hemos aprendido de ti. ¡Hasta siempre!

¡Muchísimas gracias a vosotros!.