La actividad final del presente curso 20/21 fue la convivencia de las tres clases de 5º y 6º en El Pardo. 

El día fue perfecto: buen clima, motivación y diversión. Solo nos faltó ver al minotauro y al pardolopitecus, ¿verdad, chicos?
Comenzamos con un paseo a orillas del río Manzanares de unos 30 minutos de duración. Caminando hicimos hambre y al llegar a la explanada, almorzamos con los compañeros. Algunos se quedaron charlando en las mesas y otros cogieron el material de EF y se pusieron a jugar a sus deportes favoritos con total libertad. El tiempo se nos hizo corto a todos.
Este tipo de salidas a la naturaleza, aúnan varios aspectos fundamentales para nuestros alumnos. En primer lugar, salen de la ciudad y viven los sonidos y los paisajes aprovechando para hacer la actividad física más sana que se puede realizar.
En segundo lugar, conviven entre todos, lo cual es más valorable aún en este periodo difícil que estamos viviendo y por último, los alumnos son libres para decidir lo que hacer. Hoy, el que quería, cogía un balón o una raqueta, hablaba o callaba y lo hacía con total naturalidad. Éso, también es educación, y de la buena.