El último día lectivo del año 2020, los alumnos de 5º y 6º disfrutaron de una jornada muy especial. Primero vinieron los churros y su chocolate al aire libre en un entorno natural y con una temperatura excepcional para el mes de diciembre. 

Ya con el estómago lleno, comenzó todo. Vinieron los caballos y los alumnos empezaron a montar por grupos. Dimos una vuelta a la inmensa finca y mientras unos paseaban, otros alimentaban a los animales. Había ponys, caballos y yeguas y los niños pudieron acariciarlos y jugar con ellos.
Toda una experiencia. Es más, fue una oportunidad increíble puesto que una actividad como ésta es difícil de conseguir y aprovecharla al máximo como hicieron nuestros alumnos, fue todo un orgullo. 
La equitación no solo es un deporte nuevo para nosotros, es también respeto a unos animales preciosos que nos han traído el broche de oro a un año diferente.
¡Os deseamos un feliz 2021!