El pasado 27 de Octubre, el equipo de minivolei alevín mixto del colegio empezó su liga, enmarcada en la competición de Escuelas Católicas de Madrid.

Los jugadores hicieron un partido muy meritorio contra un digno rival. Reinó la deportividad entre todos y alumnos, padres y maestros pasamos muy buen rato viendo a nuestros niños jugar.

Pero lo importante no fue el resultado, sino el hecho de que nuestros alumnos y familias estén motivados para practicar un deporte aceptando todas las bases que conlleva: entrenamientos, resultados adversos, desplazamientos...Ellos y ellas son representantes de nuestro colegio y, por ahora, lo están haciendo fenomenal.

No me cabe ninguna duda de que ésta va a ser una temporada de grandes aprendizajes y superaciones, así que ¡mucho ánimo y a seguir esforzándoos!