Damos la bienvenida a este esperanzador curso 21/22 con nuestra habitual misa inicial de curso. En esta ocasión con una sorpresa muy especial.

Y es que la famosa cruz guía de la JMJ, que es la señal del cristiano, signo del seguimiento a Cristo, de amor, de paz, de reconciliación, y que ha viajado por el mundo entero, de mano en mano, de país en país, de generación en generación, llega ahora a nuestra parroquia.

Todo un lujo para todos en un evento de lo más especial y que esperamos que nos guíe en la consecución de todos nuestros objetivos y deseos a alcanzar.